Cuando creamos Loverty hace un año, nos planteamos ser una empresa que asumiera de buen inicio aquellos objetivos de desarrollo sostenible que fuesen posibles desde nuestra actividad. Fabricar colchones de calidad para garantizar un descanso saludable y un futuro sostenible.

La realidad es que en el mundo en el que vivimos, ser sostenibles es difícil, pues todos los procesos industriales, logísticos, comerciales y financieros están basados en el sistema que hemos creado y del que somos partícipes todas las personas en mayor o menor medida, según nuestra consciencia y posibilidades.

 

No obstante, ser sostenibles e intentar mejorar nuestros procesos de fabricación y hábitos de consumo, es un objetivo que debemos mantener, ahora más que nunca, pues se ha convertido en una necesidad imperiosa que debemos asumir toda la sociedad.

 

La situación de confinamiento global por el Coronavirus, ha sido una lección impuesta que debemos aprender, pues nos ha mostrado lo frágiles que somos frente a la naturaleza, la capacidad que tenemos de influir sobre ella y lo mucho que nos queda por hacer, para crear un sistema sostenible que este en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, abordando de raíz la situación de urgencia medioambiental de nuestro planeta.

 

En el tiempo que llevamos de confinamiento, los niveles de contaminación mundial se han reducido un 25%. Sin duda es una buena noticia muy a pesar de la drástica situación económica que ello va a suponer a nivel social. No obstante, hemos de tener en cuenta que según se establece en los ODS, el propósito al que se quiere llegar, es el de conseguir una reducción global del 33% en los próximos diez años. ¿Llegaremos a conseguirlo?

 

¿Cómo lograr un futuro sostenible después de la pandemia?

 

Cuando la normalidad vuelva a formar parte de nuestro día a día, será necesario crear una “nueva” normalidad que aproveche esta crisis para impulsar una nueva economía basada en los ODS. Si queremos cumplir con dichos objetivos, el sistema económico y la sociedad, necesitará una inyección de capital para recuperarnos de la recesión, y esa inyección de capital deberá estar orientada a potenciar una economía sostenible bajo los criterios de los ODS, tomando consciencia de nuestro poder consumista y de nuestro criterio a la hora de comprar productos y servicios que tengan un claro carácter sostenible.

 

Nosotros desde Loverty, también podremos hacer más y ese será nuestro objetivo, seguir trabajando en la línea de la sostenibilidad y favorecer, en la medida de nuestras posibilidades, nuestro entorno social y medioambiental en pro de una economía sostenible.

 

Seguiremos trabajando con la máxima consciencia y aprovechando todas las posibilidades para ser sostenibles y ofrecer un producto de calidad, como los colchones Loverty, con el mínimo impacto medioambiental. Seguiremos compensando nuestras emisiones plantando árboles con Bosques Sostenibles. Seguiremos trabajando por un futuro más sostenible con la colaboración de nuestro entorno. Equipo, proveedores y clientes.