Llega el deseado horario estival y con él, las vacaciones de verano para muchas personas. ¡Qué felicidad poder descansar y desconectar! Salvo por un pequeño detalle: la mayoría de los viajes traen consigo una serie de consecuencias no del todo saludables. Una de las más importantes, no dormir bien. Un colchón duro en un hotel puede ser la pesadilla para cualquiera que esté acostumbrado a un colchón muy mullido.

Un colchón duro o blando es una de las razones más significativas por las que te cuesta dormir bien en vacaciones. Pero mira qué otras situaciones pueden llevarte a no descansar correctamente.

 

Cambio de horarios

 

Viajar a diferentes partes del planeta, y más aún cambiar de hemisferio, puede hacer que los primeros días de tus vacaciones no sean muy placenteros. El famoso jet lag puede llegar a ser uno de los mayores trastornos a los que te enfrentas. Esta situación puede provocar que aunque cuentes con el mejor colchón del mundo, no duermas de manera adecuada.

 

Cambio de rutinas

 

Las vacaciones pocas veces suponen un descanso. Visitas maratonianas a lugares que sabes que nunca jamás volverás a pisar, hacen que intentemos aprovechar al máximo el tiempo. Esto, unido a los cambios de rutinas derivados de la vida y costumbres en otros países, provocan que tu sueño se vea afectado. Nervios por tomar diferentes medios de transporte, o incluso distintas maneras de dormir. No en todas las culturas se descansa en un mullido colchón de espuma.

 

Cambios en la alimentación

 

Tomar la cena muy tarde, o que esta sea muy copiosa, así como la ingesta de alimentos o bebidas a los que no estamos acostumbrados, te pueden hacer perder horas de sueño. Una mala digestión no la compensa un buen colchón duro.

 

Cambio de un colchón blando a un colchón duro

 

Sin duda, como en casa no se duerme en ningún sitio. Y aunque los hoteles suelen hacer grandes inversiones en colchones que sean del agrado de la mayoría, es lógico que no todo el mundo se sienta igual de cómodo. Sería perfecto poder escoger un colchón duro o blando con tu reserva, pero esto aún no es posible. Si además el hotel ha optado por colchones duros baratos, dormir no se será tan reparador como debería ser.

 

Cambio de almohada

 

Algunas personas no utilizan almohada, pero la mayoría que sí lo hace, no puede dormir sin una. Y además no les vale una cualquiera, necesitan una almohada que se adecúe a su estilo de dormir: boca abajo, de lado, boca arriba… Encontrar una almohada a tu gusto durante las vacaciones es una misión imposible. ¡Qué daría yo por llevarme mi almohada ergonómica Loverty Cloud a todas partes! Y es que cuando te acostumbras a lo bueno es muy difícil cambiar.

 

 

Ya ves que existen numerosas razones para no conciliar el sueño fácilmente durante las vacaciones. Reflexiona, si mientras estás de viaje no añoras el colchón de tu casa ¿no será porque no tienes uno de los magníficos colchones Loverty? Cuando lo pruebes notarás la diferencia y podrás afirmar que como en casa en ningún sitio.