En Loverty, tenemos muy claro para qué sirve un colchón: ¡sirve para todo! Pero no todos los colchones permiten cualquier tipo de actividad. Si quieres dejar a tus hijos saltar libremente durante horas y horas sobre el colchón, dependerá mucho de la calidad de los materiales que lo componen y de su fabricación. De lo contrario se terminará deformando y ni dándolo la vuelta o girándolo podrás reparar los daños.

 

Tradicionalmente se decía que todos los colchones se deben girar cada 2 o 3 meses. Pero ojo, girar no es lo mismo que dar la vuelta. Cuando nos referimos a girar, lo que hacemos es poner la zona donde ha estado recostada la cabeza en los pies y viceversa. Nosotros vamos a hablar hoy sobre si es necesario dar la vuelta a un colchón de espuma: esto es poner la cara del colchón sobre la que nos recostábamos, del lado del somier.

 

Cuándo dar la vuelta a un colchón de espuma

 

Existen numerosas razones por las que los colchones de espuma económicos se tienen que usar por ambas caras. Pero no hay que confundirse con los colchones de otros materiales cuyos fabricantes recomiendan su volteo. Estos pueden ser:

 

  • Un colchón fabricado con dos caras diferenciadas, una de verano y una de invierno.
  • Colchones de fibras naturales que pueden apelmazarse si no se dan la vuelta.
  • Colchones de muelles que se van aplastando con el paso del tiempo y se hunden.

 

En el caso de los colchones de espuma con dos caras de viscoelástica, muchos fabricantes recomiendan darles la vuelta cada 3 meses y si sólo tienen una cara de viscoelástica, recomiendan girarlos de pies a cabeza, pero no voltearlos.

 

Este mantenimiento adicional resulta muy agotador, sobretodo, si se trata de un colchón de matrimonio. Necesitarás la ayuda de alguien y sinceramente… al final lo vamos retrasando o no lo hacemos nunca. Consecuencia directa: tu colchón durará mucho menos de lo esperado.

 

Un colchón al que no es necesario dar la vuelta

 

En Loverty queremos simplificarte la vida, y hemos desarrollado un colchón de espuma viscoelástica al que no hay que realizar este tipo de mantenimiento extra. Ni hay que girarlo, ni hay que darlo la vuelta.

 

Así de sencillo. Y para que lo termines de comprender te diremos que los colchones Loverty:

 

  • están fabricados por una espuma técnica de muy alta calidad
  • Son indeformables porque su espuma tiene muy alta resiliencia
  • Las capas inferiores son especialmente firmes y resistentes
  • Las capas superiores son suaves y ergonómicas
  • Pueden ir sobre cualquier superficie, desde lamas de madera, a camas articuladas. (Aunque es mejor evitarlos en sofás camas que requieran colchones más ligeros y finos)

 

Como ves, te ahorramos un paso muy costoso del mantenimiento habitual de los colchones de espuma convencionales que deben ser volteados 4 veces al año. Podrás dormir durante muchos años en esa postura única que te encanta y te ayuda a conciliar el sueño, y podrás observar que tu Loverty Compact no se deformará ni se verá perjudicado.