Dormir profundamente se ha convertido en uno de los objetivos más difíciles de alcanzar para muchas personas. Madrugones, horarios que se alargan hasta las mil, estrés y preocupaciones de todo tipo se interponen en nuestro día a día e influyen en la capacidad para poder dormir. La calidad de nuestro sueño va ligada a menudo a las situaciones y circunstancias que nos envuelven y que tenemos que gestionar cotidianamente.
A finales de los años 70, el doctor en biología molecular Kabat Zinn, unió sus conocimientos científicos a su práctica de la meditación y el yoga para crear un método revolucionario y científicamente probado, que ayudaba a reducir el estrés e incluso el dolor en algunos enfermos crónicos. Este método se desarrolló inicialmente de manera informal en los sótanos de la Universidad de Massachussets y hoy en día es uno de los más practicados y reconocidos entre la comunidad científica. Inscrito en la práctica del Mindfulness, o práctica de la atención plena, el método MBSR no deja der ser la meditación que llevan practicando distintas tradiciones espirituales desde hace más de dos mil años con un nombre en y datos y estudios científicos que demuestran su fiabilidad. Así que con todo eso y un poco de disciplina para practicarlo… ya tienes una buena manera de reducir tu estrés y mejorar la calidad de tu sueño.

 

¿Por qué la meditación ayuda a dormir más profundamente?

Pues en realidad no hay demasiado misterio detrás. Nuestra mente, cada día, está sometida a un montón de estímulos y pensamientos que influyen en nuestro estado de ánimo. Cuando hay muchos pensamientos continuamente cuesta concentrarse, pararse, tomar decisiones con claridad, y además, es más fácil verlo todo más negro o estar a la defensiva. Es como si nuestro cerebro funcionara como un motor muy revolucionado siempre. Así que a la hora de dormir, frenar la inercia de ese motor es complicado. Y eso es precisamente lo que consigue la práctica de la meditación: frenar un poco las revoluciones de la mente. De esa manera, conseguimos más fácilmente un estado de calma que nos ayuda a conciliar el sueño y dormir mejor y más profundamente cada noche.

¿Cómo practicar la meditación?

A día de hoy la tecnología nos lo pone muy fácil. En las redes sociales hay muchos vídeos y grabaciones de audio disponibles y que te pueden ayudar a aprender a meditar para dormir mejor. También existen apps que facilitan meditaciones guiadas de diferente duración y que te permitirán entender y realizar la práctica de la meditación de una forma muy sencilla.
Para no agobiarte ni darte pronto por vencido, es importante que empieces por meditar durante unos pocos minutos cada día y una vez te vayas acostumbrando, puedas aumentar la duración de tu práctica. Según algunos estudios, alcanzar una práctica continuada de meditación de 25 minutos diarios ya logra cambios en el cerebro que implican una mejora en la calidad de vida y del sueño.
Recuerda que es importante que tu mente esté cuidada para que puedas dormir mejor, pero que la calidad de tu sueño también depende de un buen colchón que permita a tu cuerpo relajarse y apoyarse de forma saludable y cómoda.

¡Prueba la meditación en un Loverty! Y déjate llevar porque tienes 100 noches de prueba para relajarte.