A la hora de comprar un colchón, una de las dudas que suelen asaltarnos es si debemos optar por un colchón de espuma o de muelles. ¿Cuáles son las diferencias entre uno y otro? ¿Qué ventajas puede ofrecer el colchón de espuma frente al de muelles? Estas y otras dudas son las que vamos a tratar de desvelar en este artículo.

Existen cuatro elementos fundamentales cuando evaluamos la calidad de un colchón y del descanso que va a ofrecernos. Estos cuatro elementos son: su adaptabilidad, su firmeza, su capacidad para adecuarse a nuestra temperatura y su durabilidad.

Adaptabilidad

La adaptabilidad hace referencia a la capacidad de un colchón para acomodarse y ajustarse a tu cuerpo. Eso implica necesariamente que el colchón sea una base en la que realmente descansar y que no genere molestias en ninguna zona. Muchos colchones de muelles son menos evolucionados en cuanto a adaptabilidad que los de espuma, aunque algunas marcas han ido trabajando para tratar de mejorar. Para ello, han ido incorporando espuma viscoelástica en algunas zonas del colchón, como por ejemplo, alrededor de los muelles. Sin embargo, en los colchones de espuma no hay necesidad de recubrir los muelles para evitar que se claven o que el colchón resulte muy duro. En un colchón de espuma viscoelástica tampoco existen espacios vacíos: todo el colchón y su interior tienen espuma y su superficie es totalmente adaptable al cuerpo.

Un colchón de espuma de alta resiliencia se convierte así en la mejor solución para responder a la necesidad de adaptabilidad, pues ayuda a suavizar los puntos de presión más críticos para la espalda (dorsales, cervicales, lumbares…), así como hombros, piernas, pelvis y cuello. La adaptación y la suavidad de la espuma garantizan que el descanso sea agradable y que las distintas zonas del colchón sean estables y cómodas por igual.

La alta resiliencia tiene que ver también con la adaptabilidad y con la capacidad de recuperación del colchón una vez dejamos de descansar sobre él. Una alta resiliencia implica tanto esa buscada adaptación al cuerpo, como que se mantenga indeformable año tras año.

Firmeza

La consistencia o firmeza de un colchón es importante para que nuestro descanso sea completo. La firmeza del colchón adecuada es difícil de definir, porque depende mucho del gusto personal de cada quien. Nuestra recomendación es que busques un colchón que no sea ni demasiado duro ni demasiado blando. En ese sentido, la firmeza de un colchón de muelles suele ser mayor que la de un colchón de espuma y a algunas personas les resulta algo duro.

Por otro lado, es más sencillo ofrecer distintas zonas de descanso en colchones de espuma de alta resiliencia. Este tipo de colchón de alta calidad se adapta al cuerpo de cada quien y, si las capas están bien diseñadas y trabajadas, aunque compartas la cama ni te darás cuenta de los movimientos de la otra persona.

Temperatura y ventilación

Otro elemento clave para elegir un colchón de espuma de alta calidad es la transpiración y la temperatura de los materiales. Algunos colchones de espuma están fabricados con capas de espuma de poro abierto, que se adaptan a la temperatura corporal y mantienen una constante ventilación del colchón. Eso evita acumulaciones de temperatura y sudoración durante la noche y ayuda a descansar mucho mejor. Una temperatura excesiva suele ser uno de los factores más habituales de interrupción del sueño.

Otro elemento que ayuda a disipar la temperatura corporal y, por tanto, mantenerte a una temperatura constante son las espumas técnicas. Existen viscoelásticas de nueva generación con capacidad termorreguladora efecto gel que han sido creadas específicamente para este uso.

También favorecen la ventilación las fundas abiertas (desenfundables), ya que permiten la limpieza y aspiración del interior del colchón.

Calidad y durabilidad

A lo largo del tiempo y con el uso, puedes acabar notando los muelles del colchón y que esto acabe interfiriendo en tu descanso. Por eso, es una buena idea elegir entre los mejores colchones de espuma de alta resistencia y durabilidad, porque las espumas que componen cada una de las capas del colchón han sido fabricadas con los mejores y más adecuados materiales para cumplir su función. Así, a la hora de elegir tu colchón de espuma, te aconsejamos que busques entre los que ofrecen la mayor garantía de calidad en el proceso de fabricación y en los materiales usados.

Esperamos que con este artículo hayas podido aclarar algunas de tus dudas. En cualquier caso, si estás pensando en cambiar de colchón, te invitamos a visitar nuestra tienda online y conocer nuestros colchones de espuma de alta resiliencia, fabricados con la última tecnología disponible tanto en materiales como en procesos de fabricación.