¿Tienes dolores de espalda o de cuello?, ¿crees que no estás descansando correctamente? Estas y otras cuestiones pueden hacer plantearte que algo falla en tu equipo de descanso. El colchón, la almohada, el edredón… en ocasiones no le damos la mayor importancia, sin darnos cuenta de que a lo largo de nuestra vida pasamos mucho tiempo en la cama.

 

Hoy en Loverty, os vamos a hablar especialmente de aquellos dolores o malestares provocados por la almohada. Pero más concretamente de los provocados por dormir sin almohada. Porque hay gustos para todo, pero en ocasiones la falta de almohada es muy poco recomendable.

 

¿Es mejor dormir sin almohada?

 

Esta es una pregunta muy habitual, pero no existe una respuesta general para todo tipo de personas. En realidad, el gran objetivo de una almohada cómoda no es otro que proporcionar un correcto alineamiento de la columna vertebral a la persona que descansa.

Por tanto, dependerá mucho de la posición a la hora dormir y del colchón sobre el que se descanse.

 

¿Qué dicen los expertos?

 

Pues sobre la cuestión de dormir sin almohada hay opiniones de todo tipo. La mayoría recomienda dormir boca arriba prescindiendo de la almohada, pero no todos podemos escoger la postura para dormir. El Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España indica que lo mejor es buscar una almohada que se adapte correctamente a la morfología de cada persona.

 

Si tu complexión es fuerte, y el colchón sobre el que descansas es de firmeza media – es decir, que te hundes fácilmente en el colchón – puedes dormir sin almohada porque tus cervicales no se verán muy afectadas.

 

Pero seamos honestos, nadie escogemos la postura para dormir. Cada uno concilia el sueño de una manera, y lo hacemos así desde que somos pequeños. Por eso, para los que duermen boca abajo – postura nada recomendable – es inconcebible dormir boca arriba, y viceversa.

 

Es mejor dormir sin almohada si tu postura ideal es boca abajo y tu colchón es de firmeza media o alta. Además si tu índice corporal es de más de 25, lo mejor es que duermas sin ella.

 

La mejor almohada para dormir

 

La mejor almohada es la que puede suplir los espacios libres que se generan entre tu cuello y el colchón, para conseguir que la espalda esté siempre recta sea cual sea tu postura para dormir.

Por eso, la elección de la almohada es una de las tareas más importantes en cuestión de descanso.

 

  • Para los que duermen de lado

 

La típica postura fetal es la que adopta una mayoría de personas. Hasta un 75% de la población adulta duerme así. En esta posición, la mayor presión se ejerce sobre la cadera y los hombros, pero lo peor es que la cabeza queda descolgada y para corregirlo, la columna se ve afectada.

 

En estos casos es imprescindible escoger una buena almohada viscoelástica con un núcleo duradero, indeformable pero al mismo tiempo suave para aliviar los puntos de presión en cabeza y cuello. Lo mejor: una almohada medio – alta, de aproximadamente 15 cm para alinear correctamente la columna.

 

  • Para los que duermen boca abajo

 

La mejor almohada es una almohada viscoelástica suave y blandita, de poco espesor para no elevar el cuello forzándolo. La altura habitual de estas almohadas debe ser de aproximadamente 10 cm.

 

  • Para los que duermen boca arriba

 

En este caso la almohada debe ser media tanto en altura como hablando en términos de firmeza. Un tamaño entre 12 ó 13 cm sería lo correcto y la dureza intermedia, pero siempre más baja que los hombros de la persona que descansa.

 

El material también es un factor importante. Hoy en día las almohadas han evolucionado mucho, y puedes encontrar almohadas viscoelásticas con la máxima tecnología que aportan frescura, y efecto masaje que ayuda a reducir los movimientos nocturnos. El tejido fresco, antibacteriano es un plus y la almohada Loverty Cloud lo cumple todo.

 

Recuerda: no es mejor dormir sin almohada, lo mejor es encontrar aquella que se adapte a tu anatomía y a tu postura. Después de leer esto ¿te toca renovar tu almohada?