Ya se acerca el invierno y con él las bajas temperaturas. Empiezan a apetecer las bebidas calientes, los jerseys abrigados y acurrucarse en la cama tapados hasta la nariz. Y es que con la vuelta del frío, buscamos cómo complementar los dormitorios de casa o de la segunda residencia para hacerlos más confortables. Hoy te proponemos que eches un vistazo a este artículo si estás buscando cómo vestir tu casa de invierno y tienes dudas entre comprar edredón o nórdico. Te ayudamos a despejar tu enigma doméstico, así que…¡Toma nota!

 

¿Elijo comprar edredón convencional?

 

El edredón es una pieza gruesa y acolchada, que está rellena de fibra sintética o plumón. La fibra sintética por lo general, tiene la ventaja de que su lavado es más sencillo, se estropea menos y suele ser más ligera.

 

El relleno de plumón, por su parte, aísla más del frío y da más calor cuando las temperaturas son muy bajas. En este caso, su lavado es más delicado y no se puede hacer en la lavadora, porque el material se apelmaza y se apelotona. Además, su fabricación implica la utilización de plumas de animales en un proceso que, por lo general, supone cierto sufrimiento. Adicionalmente, el edredón de plumón de calidad suele ser más caro que el de fibra sintética.

 

Además de las diferencias que pueda haber entre rellenos, es importante entender que lo que distingue al edredón convencional del edredón nórdico es que en el edredón normal el relleno no se puede quitar, porque va cosido dentro del tejido decorado que lo envuelve.

 

¿Elijo comprar edredón nórdico?

 

El edredón nórdico es una prenda que hace furor en nuestras casas desde hace años por su adaptabilidad a distintas temperaturas. Igual que el edredón normal, puede ser de fibra sintética o de plumón, con las mismas ventajas y desventajas que conlleva cada material.

 

Lo que distingue al edredón nórdico del edredón convencional es que el relleno lo podemos quitar y poner en la funda nórdica cada vez que queramos. Así, nuestra cama podrá tener tantos estampados y colores como ganas tengamos de cambiar de estilo la habitación cambiando la funda del edredón nórdico. Además, podemos sumar rellenos si hace más frío, o dejar solo uno más ligero cuando la temperatura sea templada. Comprar edredones DUO con dos rellenos de distinto gramaje o que puedan unirse y separase según la temperatura que haga también es una opción muy funcional y disponible en el mercado.

 

Algunos edredones nórdicos de fibras sintéticas, como los edredones Loverty, cuentan además con tratamientos hipoalergénicos, antiácaros, antibacterianos y antihongos, están fabricados con fibras ligeras pero que abrigan y que también son muy suaves.

 

Como conclusión y resumen

 

Si eres de los que prefieren cambiar el relleno del edredón y lavarlo en casa regularmente, elegir entre gramajes distintos o la posibilidad de sumar grosores, o poder cambiar el estampado y la decoración de tu habitación gracias a tu edredón, no lo dudes: estás buscando un edredón nórdico.

 

Si por el contrario, prefieres no tener que cambiar fundas cada dos por tres, con un tipo de relleno tienes suficiente y andar redecorando tu habitación con nuevos estampados cada poco no es lo tuyo, hazte con un edredón convencional.

 

En cada caso, elige el relleno de fibra o plumón, según tus preferencias y tu economía.

Si estás en el proceso de comprar un edredón y te ha interesado este artículo, te animamos a visitar nuestra tienda online y a descubrir las opciones disponibles en edredones.