Existen muchos factores que nos pueden quitar el sueño: preocupaciones cotidianas, no contar con un buen equipo de descanso, tener niños pequeños que se despiertan por las noches, la temperatura de la habitación, pero sin duda el ruido es uno de los grandes aliados del desvelo.

 

Hay personas que tienen mucha facilidad para conciliar el sueño y que no se despiertan por nada del mundo, pero a la gran mayoría de la población, la contaminación acústica les provoca bastantes problemas de salud, algunos de ellos derivados de la falta de descanso que no se solucionan únicamente con el mejor colchón.

 

¿Qué factores pueden causar insomnio?

 

En las grandes ciudades no solo hay ruido durante el día sino también por las noches. Grandes avenidas soportan tráfico automovilístico a cualquier hora y supone el principal foco de ruido en estos lugares.

 

Las terrazas de los bares, o la prohibición de fumar dentro de los locales provoca la congregación en la calle de numerosas personas incluso de madrugada.

 

Vivir en comunidad puede ser una pesadilla según los vecinos que te toquen. Personas que no respetan las horas de descanso poniendo la música alta, o mascotas que ladran durante la noche.

 

La recogida de basuras. En algunos lugares se realiza por la noche para no provocar atascos y puede llegar a ser muy ruidosa según el tipo de contenedor y el método de recogida.

 

Consecuencias de la contaminación acústica para el sueño

 

La Organización Mundial de la Salud recomienda no superar los 30 dB durante la noche, pero una terraza llena en verano puede superar los 110 dB y los ladridos o aullidos de un perro pueden llegar a 60-80 dB. Lamentablemente esta situación afecta a muchas personas cada noche y puede llegar a provocarles problemas de salud importantes.

 

Desde dolores de cabeza, aumento de la presión arterial, estrés, fatiga, ansiedad, hasta problemas conductuales como irritabilidad o agresividad. Además el ruido afecta a nuestra capacidad de concentración y a la memoria. Por eso es tan importante que los niños y las personas que estén en época de estudio, descansen correctamente.

 

¿Qué hacer para reducir el ruido nocturno?

 

En realidad todo pasa por una mayor concienciación ciudadana para frenar actitudes que puedan perturbar el sueño de nuestros vecinos. Pero también las autoridades deben tomar cartas en las grandes ciudades para realizar acciones que mejoren la calidad del sueño:

 

  • Establecer una limitación horaria de las terrazas nocturnas y el ocio en discotecas y pubs
  • Monitorización de puntos problemáticos para determinar los niveles de ruido
  • crear más zonas verdes, parques urbanos y calles peatonalizadas
  • normativas de distancia entre las viviendas y grandes focos de ruido, como pueden ser vías de tren o aeropuertos
  • sustitución de asfalto para que sea menos ruidoso y control de la velocidad
  • construcción de túneles para reconducir el tráfico

 

La contaminación acústica es un problema actual para la salud humana, y también del medio ambiente. Las consecuencias nocivas son apenas imperceptibles en el día a día, pero suponen una pérdida de calidad de vida, además del aumento de enfermedades directamente relacionados con esta situación.

Está en nuestras manos mejorar esta situación tan agresiva para las personas y el medio ambiente. En Loverty somos todo lo sostenibles que podemos ser. ¿Nos ayudas a mejorar nuestro entorno?